Tres desechos en forma de ópera



REPARTORuth González, soprano. Enrique Sánchez-Ramos, barítono. Mónica Campillo, clarinete. Gala Pérez Iñesta, violín. Miguel Rodrigáñez, contrabajo
MÚSICA Y TEXTOSJorge Fernández Guerra
DIRECCIÓNVanessa Montfort
ADJUNTA DIRECCIÓNKhrish Otero
ESCENOGRAFÍAFlorentino Díaz
PRODUCCIÓNMiguel Ángel Pérez


¿Podríamos encontrar trazas de materiales para reconstruir una ópera, o algo parecido, en los desechos de la calle?

No son pocos los cantantes, más o menos precarios en su técnica, que nos asaltan en algunas esquinas de la ciudad pidiendo algunas monedas mientras cantan arias o fragmentos de eso que todo el mundo debe identificar como ópera.

Pero no son solo restos del festín lírico los que ahora yacen entre cartones e improvisadas escenografías de los eternos pedigüeños. Es casi todo lo que hemos conocido como cultura (poesía, performance, conciertos, teatro, circo…) lo que hoy se encuentra al alcance del paseante de la ciudad. Y cuando no es asunto de pedir dinero, puede serlo como montaje publicitario, o en un escaparate.

Así que, ¿por qué no montar fragmentos en forma de ópera con esos materiales?

Cinco músicos se preparan para pedir en la calle. Son tres instrumentistas (clarinete, violín y contrabajo) y dos cantantes (soprano y barítono). Se dirigen al público y les cuentan historias sobre la institución de la pareja y, a través de ella, sobre las aficiones a la ópera o al cine. Harán pantomima del cine, la ópera y la televisión cantando adivinanzas, y terminarán consultando a una cabeza parlante (una escultura de la calle) sus propias dudas y paradojas.

¿El argumento?, hacer pasar un buen rato al respetable del que esperan una modesta recompensa en calderilla, como tantos otros artistas de la calle.

Para ello (siempre cantando), hablarán de los problemas de la institución de la pareja, como símbolo de otra pareja muy familiar en el siglo XX, el cine y la ópera, incluso la contemporánea. Y cuando no encuentran lo que quieren o lo que pueden recrear con los elementos escénicos que proporciona la calle, siempre queda la tele, que puede presentarse desde el escaparate de un comercio.

Y cuando ya no les quedan certezas, una estatua les permitirá jugar a preguntar a una cabeza parlante sobre las dudas que les acechan. Y la cabeza, como tantas y tantas, desde la ya célebre de El Quijote, les dirá lo que ya saben o lo que pueden descubrir por sí mismos: que no hay respuestas.

Se trata, pues, de una ópera de la indigencia, del bricolaje de desechos. Pero también, quizá, de la única manera posible hoy día (en plena apoteosis del paradigma de la muerte de la ópera y, sobre todo, de la fatalidad de la ópera cantada en español) de abordar unas briznas de textura operística real, al modo de esas hojillas que crecen en los resquicios de las aceras.

Quizá, como proclaman, los protagonistas de esta aventura, “hay ópera en el aire” y materiales para construirla tirados por los suelos. Y si no, ¿qué perdemos? ¿Unos céntimos y los minutos que nos paramos a escucharlos en la concurrida calle comercial?

Además, queda un secreto, un as en la manga de nuestros músicos callejeros: la música de Satie que, conveniente estirada, tratada, variada y ampliada nos trae aromas de melancolía y lucidez, que nos llega directamente de aquellos cabarets de Montmartre de finales del siglo XIX en los que la música no tenía más valor para sus oyentes que esa que nos aborda ahora en tantos lugares públicos y que nos quitamos de encima a manotazos como si fueran moscas por el campo.

“Pocos compositores han sido tan inspiradores como Satie. Y no me refiero sólo a su música sino a su personaje (Cocteau, Picasso, Braque, Rusiñol…) Con una personalidad tan fuerte como decadente y conmovedora, su mundo reduce el nuestro a una hermosa simplicidad donde todo parece regirse por otras normas. Todo en lo que creemos podría ser reducido a sencillos trazos sobre un papel. Jorge Fernández Guerra también ha encontrado en la música de Satie un vínculo con nuestra actualidad y ha destilado las formas de la ópera para convertirla en un moderno perfume reduciéndola a líneas sencillas e inteligibles. La puesta en escena recoge ese guante y se la ofrece al público atreviéndose a traspasar la distancia social, la de seguridad, para acercársela hasta convertirla en una experiencia cercana. Privada, incluso. Una ópera de crisis, en miniatura, que se pregunta sobre el futuro de la ópera y un mensaje: el arte está a pie de calle. Desde que cayó en mis manos Tres desechos en forma de ópera supe que se plasmaría en escena valiéndose de materiales de desecho, que sus protagonistas se moverían en una calle del centro de Madrid, con sus músicos, sus escaparates y sus mimos, y que Satie seguiría flotando, de alguna manera, en esa atmósfera de arte y de bohemia.” (Vanessa Montfort, directora del espectáculo)

EL AUTOR

Jorge Fernández Guerra nace en Madrid en 1952. Realiza estudios musicales en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, en la década de los 70, al mismo tiempo que se integra en el movimiento del teatro independiente, trabajando como músico de escena, compositor e incluso actor en grupos como TEI, Tábano o CIT. A principios de los 80 se da a conocer como compositor, convirtiéndose en una de las voces más significativas de la escena madrileña. En 1986 el Ministerio de Cultura le encarga la primera de una serie de óperas destinadas a jóvenes compositores; el resultado sería Sin demonio no hay fortuna, que se estrenó en la Sala Olimpia de Madrid en 1987. En 1989, se traslada a vivir a París, donde reside en alternancia con Madrid hasta 1998 y donde funda la Asociación Musiques Croisées. Además ha desarrollado una intensa actividad como comentarista, periodista musical y gestor. Es autor de una monografía sobre Pierre Boulez (Círculo de Bellas Artes, 1985), y del libro Cuestiones de ópera contemporánea. Metáforas de supervivencia (Ed.: GCG, 2010). Ha sido Director del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea (CDMC) y del Festival de Música de Alicante de 2001 a 2010. En 2005 fue nombrado Chevalier de l’ordre des arts et des lettres del Gobierno Francés y en 2007 se le concedió el Premio Nacional de Música en la modalidad de composición.

LA DIRECTORA

Vanessa Montfort nace en Barcelona en 1975 y reside en Madrid desde la infancia. Comienza su carrera teatral como autora y directora con Quijote Show (Círculo de Bellas Artes de Madrid, 2000) a la que seguirán: Paisaje Transportado (Círculo de Bellas Artes de Madrid, 2003. Dir: Rosa Briones), Estábamos destinadas a ser ángeles (Madrid, 2006. Dir. Rosa Briones). Su paso por Londres ha dejado traducidos al inglés los títulos Flashback (Dir. Fiona Laird. Royal Court Theatre. Londres, 2007), La mejor posibilidad de ser Alex Quantz (Dir. Simon Breden. Southwark Playhouse. Londres, 2008/Festival Fringe de Madrid 2012) y La cortesía de los ciegos (Dir. Nicolas Jackson. Madrid, 2008) reestrenada en 2012 para teatro radiofónico en Radio Nacional de España. Ha sido invitada en dos ocasiones por el Royal Court Theatre de Londres (Internacional Residency for Emerging Playwrights 2007 y Spanish Voices 2008), donde asiste a talleres con los principales dramaturgos británicos, entre ellos Harold Pinter, Tom Stoppard, Martin Crimp o David Hare. En 2012 estrena junto a Marina Bollaín la primera versión teatral de La Regenta (Teatros del Canal. Madrid 2012. Dir. Marina Bollaín) actualmente en gira y Estábamos destinadas a ser ángeles será estrenada en la ciudad de Panamá. En su faceta como novelista ha publicado: El Ingrediente Secreto (XI Premio Ateneo Joven de Sevilla Algaida, 2006), Mitología de Nueva York (Premio de Novela Ateneo de Sevilla 2010), y La isla sin voz (el segundo libro de la Trilogía de la Ciudad Ficción) que será publicada en 2013. Otros reconocimientos a su trabajo son La orden de los descubridores otorgado por la John’s University de Nueva York y el Premio Nacional Cultura Viva 2009 al Autor revelación del año. Recientemente ha sido destacada por la Revista Don Galán del Centro Nacional de Documentación Teatral como parte de la nueva generación de dramaturgos españoles. Su página web es www.vanessamontfort.com


Tres desechos en forma de opera

Compártelo con tus amigos

Calendario

enero 2019
L M X J V S D
« Ago    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies