Hamlet a sus actores

“Que la acción responda a la palabra y la palabra a la acción, poniendo especial cuidado en no traspasar los límites de la sencillez de la Naturaleza, porque todo lo que a ella se opone se aparta igualmente del propio fin del arte dramático, cuyo objeto, tanto en su origen como en los tiempos que corren, ha sido y es presentar, por decirlo así, un espejo a la humanidad; mostrar a la virtud sus propios rasgos, al vicio su verdadera imagen y a cada edad y generación, su fisonomía y gesto característico. De donde resulta que si se recarga la expresión o si esta languidece, por mas que ello haga reír a los ignorantes, no podrá menos disgustar a los discretos.. .»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *